Alicia no está disponible

Puta VIP venezolana para beso negro en Valencia, en lencería blanca, Alicia

Linda escort venezolana para beso negro

Horario: Día,NocheEdad: 21 años
Nacionalidad: VenezolanaIdiomas: Español, inglés
Medidas: 81x70x86Peso: 50 kg
Estatura: 165 cmPelo: Morena
Pecho: Natural

Servicios

Chicas de CompañíaEscort para parejasGarganta profundaDúplexFetichesFrancés completoFrancés facialLluvia doradaOrgías sexualesTríoClub swingerEscort a HotelBeso negroSexo oralBesos

Descripción

¡Hola amor! Me llamo Alicia y soy una joven escort de 21 años que ha llegado reciéntemente a Valencia para mostrarte todo el sabor que tenemos las venezolanas.

Si te gustan las escorts delgaditas, con pechos naturales y mucha personalidad, entonces soy la chica ideal para ti. Me encanta poderle dar a mis amantes todo lo que se merecen: una noche llena del mejor sexo que hayan tenido jamás. Por eso te gustará saber que hago francés facial, francés completo, sexo oral con garganta profunda, sexo con fetiches y mi servicio estrella...el beso negro, que una vez lo pruebes vas a querer repetirlo.

Amor, para disfrutar de todo esto solo hace falta que nos conozcamos. Te espero en Felina Valencia, la casa de citas con más trayectoria de la ciudad, donde todo está pensando para que nuestro encuentro sea inolvidable. Pero, si quieres disfrutar de mi compañía en tu piso u hotel solo tienes que llamar y preguntar por mi. ¡Besitos!

¿Has estado con Alicia?

Danos tu opinión sobre tu experiencia en Felina Valencia
Para dudas sobre tarifas, disponibilidad, servicios o reservas contacte a través del formulario de contacto.
Cuéntanos

Visítanos en Valencia

FELINA VALENCIA

Calle Naturalista Rafael Cisternas, 6B
46010 Valencia


+34 961 053 154 / +34 677 000 222

METRO
Línea 5 y 7 - Parada Aragón.

BUS
10, 12, 32, 71, 80 y N1.

COCHE
Fácil aparcamiento; zona gratuita.

TAXI
A 10 minutos en taxi desde el centro de Valencia. Cuidado con los taxistas, algunos intentarán llevarte a otra casa relax o club para cobrar una comisión. No lo olvides, nuestra casa nunca está cerrada.