Angie no está disponible

Escorts disponibles en Felina

Angie, chica de compañía con gran pecho

Dulce chica latina para masajes

Horario: Día,NocheEdad: 25 años
Nacionalidad: ColombianaIdiomas: Inglés, español
Medidas: 85x60x90Peso: 50 kg
Estatura: 156 cmPelo: Castaña
Pecho: Operado

Servicios

TríoEscort para parejasClub swingerDúplexLésbicoFetichesOrgías sexualesEscort a HotelStrap OnSexo oral

Descripción

Hola mi amor, me llamo Angie, soy una dulce y alegre chica colombiana recién llegada a La Suite Barcelona. Soy alegre, divertida y muy curiosa. En la intimidad descubrirás que soy una mujer súper ardiente, adorarás mi implicación a la hora del sexo y te aseguro que gracias a mis técnicas sexuales podré hacer realidad todas tus fantasías.

Para que conozcas un poco más de mi personalidad, has de saber que soy una chica latina muy simpática y cariñosa. Me entrego por completo a complacer a mis amantes y todos sus deseos. Como puedes ver en mi book de fotos, soy una mujercita latina de cuerpo pequeñito, pechos operados y fina piel canela. Mi bello rostro tiene un toque exótico por mis bonitos ojos rasgados.

¿Te atreves? En la intimidad podrás comprobar que soy una mujer de lo más entregada, un auténtico volcán con el que vale la pena estar. Empezaré por un buen masaje, para luego pasar a emociones más fuertes. Me puedes encontrar en Barcelona y te adelanto que si me llamas no te arrepentirás. Verás como pronto quieres repetir.

¿Has estado con Angie?

Danos tu opinión sobre tu experiencia en Felina Valencia
Para dudas sobre tarifas, disponibilidad, servicios o reservas contacte a través del formulario de contacto.
Cuéntanos

Visítanos en Valencia

FELINA VALENCIA

Calle Naturalista Rafael Cisternas, 6B
46010 Valencia


+34 961 053 154 / +34 677 000 222

METRO
Línea 5 y 7 - Parada Aragón.

BUS
10, 12, 32, 71, 80 y N1.

COCHE
Fácil aparcamiento; zona gratuita.

TAXI
A 10 minutos en taxi desde el centro de Valencia. Cuidado con los taxistas, algunos intentarán llevarte a otra casa relax o club para cobrar una comisión. No lo olvides, nuestra casa nunca está cerrada.