Bea no está disponible

Escorts disponibles en Felina

Escort Europea para masajes eróticos

Calificación:
Horario: DíaEdad: 23 años
Nacionalidad: A consultarIdiomas: Español
Medidas: 85x60x95Peso: 55 kg
Estatura: 165 cmPelo: Castaña
Pecho: A consultar

Servicios

Chicas de CompañíaTríoBesosDespedida de solteroDúplexLluvia doradaOrgías sexualesEscort a HotelStrap On

Descripción

Soy una escort europea con mucha experiencia en los masajes eróticos con final feliz. Mi nombre es Bea y soy una escort de lujo elegante y profesional de Europa del Este. Exótica, sensual y muy bella. Me encanta utilizar con mis amantes, algunos juguetes sexuales y disfraces provocativos, pero has de saber que tienes que probar mis masajes eróticos, son mi especialidad. Como masajista profesional puedes estar seguro que solo con mis manos te llevaré al verdadero placer.

Podemos empezar con un masaje y después invitar a otra preciosa escort a que se una a nuestro encuentro. Aunque que no ofrezco mis servicios como escort para mujeres o parejas, me gusta compartir mis experiencias con otras chicas. ¿No te apetece hacer un trío o un dúplex con una escort europea como yo? Deja que sea yo la que elija nuestra invitada y te aseguro que las dos nos esforzaremos para que tengas una velada de placer sin igual.

¡No espere más! Ven a conocerme durante el día a Felina o llama y reserva una cita conmigo, pregunta por Bea, la escort europea... Besos...

¿Has estado con Bea?

Danos tu opinión sobre tu experiencia en Felina Valencia
Para dudas sobre tarifas, disponibilidad, servicios o reservas contacte a través del formulario de contacto.
Cuéntanos

Visítanos en Valencia

FELINA VALENCIA

Calle Naturalista Rafael Cisternas, 6B
46010 Valencia


+34 961 053 154 / +34 677 000 222

METRO
Línea 5 y 7 - Parada Aragón.

BUS
10, 12, 32, 71, 80 y N1.

COCHE
Fácil aparcamiento; zona gratuita.

TAXI
A 10 minutos en taxi desde el centro de Valencia. Cuidado con los taxistas, algunos intentarán llevarte a otra casa relax o club para cobrar una comisión. No lo olvides, nuestra casa nunca está cerrada.