Martina no está disponible

Escorts disponibles en Felina

Preciosa escort italiana en Barcelona

Horario: NocheEdad: 21 años
Nacionalidad: ItalianaIdiomas: Español, italiano
Medidas: 90x60x90Peso: 53 kg
Estatura: 165 cmPelo: Morena
Pecho: Natural

Servicios

Chicas de CompañíaTríoEscort para parejasClub swingerBesosDespedida de solteroDúplexFrancés completoGarganta profundaLésbicoLluvia doradaFetichesFrancés facialGFEOrgías sexualesPSEEscort a HotelStrap OnSexo oral

Descripción

Ciao amore! Me llamo Martina y soy una escort italiana en Barcelona. Aunque tan solo tengo 21 añitos, conozco muy bien el arte de dar placer. Te cautivaré desde el primer momento con mis bonitos rasgos y mis profundos ojos marrones. Alta, delgada y con un precioso pecho natural, te llevaré al éxtasis con todo mi cuerpo.

Me gusta disfrutar de mi sexualidad sin tabúes, por eso ofrezco casi todos los servicios sexuales tanto a hombres como a mujeres. Soy la escort perfecta para hacer un excitante trío sexual con tu pareja. Conmigo descubriréis nuevas formas de daros placer. Me entregaré al máximo para que los dos quedéis totalmente saciados. Os ofrezco una experiencia tan placentera que será difícil de olvidar.

Actualmente, ofrezco mis servicios en la casa de citas de La Suite Barcelona, aunque si quieres un poco más de privacidad, puedo ir a visitarte a tu hotel. ¿A qué esperas para llamar y reservar tu cita conmigo? No me hagas esperar.

¿Has estado con Martina?

Danos tu opinión sobre tu experiencia en Felina Valencia
Para dudas sobre tarifas, disponibilidad, servicios o reservas contacte a través del formulario de contacto.
Cuéntanos

Visítanos en Valencia

FELINA VALENCIA

Calle Naturalista Rafael Cisternas, 6B
46010 Valencia


+34 961 053 154 / +34 677 000 222

METRO
Línea 5 y 7 - Parada Aragón.

BUS
10, 12, 32, 71, 80 y N1.

COCHE
Fácil aparcamiento; zona gratuita.

TAXI
A 10 minutos en taxi desde el centro de Valencia. Cuidado con los taxistas, algunos intentarán llevarte a otra casa relax o club para cobrar una comisión. No lo olvides, nuestra casa nunca está cerrada.