Kym no está disponible

Escorts disponibles en Felina

Kym escort catalana de lujo en Barcelona

Bella escort catalana

Horario: NocheEdad: 34 años
Nacionalidad: A consultarIdiomas: Español, catalán, inglés
Medidas: 90x58x90Peso: 53 kg
Estatura: 171 cmPelo: Morena
Pecho: Natural

Servicios

Chicas de CompañíaSexo analTríoEscort para parejasClub swingerBesosDespedida de solteroDúplexFrancés completoGarganta profundaLésbicoLluvia doradaFetichesGFEOrgías sexualesPSEEscort a HotelEscort a domicilioStrap OnSexo oral

Descripción

¿Sueñas con tener un encuentro sexual con una mujer de cuerpo atlético y trabajado en el gimnasio? Entonces soy la amante perfecta para ti. Me llamo Kym y soy una bella escort catalana la que puedes encontrar si visitas la casa de citas más grande de la ciudad, La Suite Barcelona.

En lo que se refiere al sexo, soy una amante apasionada y con experiencia que se desvive por hacer realidad las fantasías eróticas de sus parejas sexuales. Conmigo podrás disfrutar de una veleda llena de sensualidad y lujuria en la procuraré complacer tus deseos más salvajes. ¿Te apetece una sesión del placentero sexo anal? ¿Tienes ganas de probar el beso negro? Ven a conocerme y déjame hacer vivir esa experiencia.

Cuando me veas vas a quedarte sin palabras. Tengo un cuerpo precioso. Soy una chica alta y delgada. Además, tengo una sonrisa y unos ojos verdes que te cautivará desde el primer momento. ¿Cuándo nos vemos, guapo?

¿Has estado con Kym?

Danos tu opinión sobre tu experiencia en Felina Valencia
Para dudas sobre tarifas, disponibilidad, servicios o reservas contacte a través del formulario de contacto.
Cuéntanos

Visítanos en Valencia

FELINA VALENCIA

Calle Naturalista Rafael Cisternas, 6B
46010 Valencia


+34 961 053 154 / +34 677 000 222

METRO
Línea 5 y 7 - Parada Aragón.

BUS
10, 12, 32, 71, 80 y N1.

COCHE
Fácil aparcamiento; zona gratuita.

TAXI
A 10 minutos en taxi desde el centro de Valencia. Cuidado con los taxistas, algunos intentarán llevarte a otra casa relax o club para cobrar una comisión. No lo olvides, nuestra casa nunca está cerrada.