Mara no está disponible

Escorts disponibles en Felina

Acompañante argentina complaciente

Horario: NocheEdad: 32 años
Nacionalidad: ArgentinaIdiomas: Español, inglés
Medidas: 90x65x93Peso: 57 kg
Estatura: 160 cmPelo: Morena
Pecho: Natural

Servicios

Chicas de CompañíaClub swingerBesosDespedida de solteroDúplexFrancés completoGarganta profundaLésbicoFetichesFrancés facialGFEOrgías sexualesPSEEscort a HotelStrap OnSexo oral

Descripción

¿Buscas una escort argentina en Barcelona? Me llamo Mara, tengo 29 años y soy muy complaciente e implicada en mis encuentros sexuales. Soy una morenaza de pelo largo, ojos marrones y mirada profunda y disfruto de mi sexualidad con libertad y sin tabúes. No tengas duda de que estoy dispuesta a complacer tus deseos sexuales más profundos. Compárteme con otro chico, llévame a un club swinger, pídeme que me disfrace o que participe en una orgía. Francés natural, sado erótico, servicios lésbicos y mucho más... Ven a conocerme, cuéntame tus fantasías sexuales que estaré encantada de hacerlas realidad. Aunque salvaje en la cama y ardiente de corazón, también soy dulce y muy cariñosa. No lo dudes, conmigo tendrás diversión y placer asegurados.

¿Quedamos? Si buscas una chica de compañía de lujo en Barcelona, podemos encontrarnos en las instalaciones de La Suite Barcelona o pídeme que vaya a tu hotel. Si prefieres asegurarte de mi disponibilidad llama ahora mismo y haz una reserva. ¡Te espero!

¿Has estado con Mara?

Danos tu opinión sobre tu experiencia en Felina Valencia
Para dudas sobre tarifas, disponibilidad, servicios o reservas contacte a través del formulario de contacto.
Cuéntanos

Visítanos en Valencia

FELINA VALENCIA

Calle Naturalista Rafael Cisternas, 6B
46010 Valencia


+34 961 053 154 / +34 677 000 222

METRO
Línea 5 y 7 - Parada Aragón.

BUS
10, 12, 32, 71, 80 y N1.

COCHE
Fácil aparcamiento; zona gratuita.

TAXI
A 10 minutos en taxi desde el centro de Valencia. Cuidado con los taxistas, algunos intentarán llevarte a otra casa relax o club para cobrar una comisión. No lo olvides, nuestra casa nunca está cerrada.