Nadia no está disponible

Escorts disponibles en Felina

Nadia, acompañante para fantasías eróticas

Morbosa prostituta del Este

Calificación:
Horario: NocheEdad: 34 años
Nacionalidad: RumanaIdiomas: Español, inglés
Medidas: 100x70x100Peso: 59 kg
Estatura: 167 cmPelo: Castaña
Pecho: A consultar

Servicios

Chicas de CompañíaTríoEscort para parejasBesosDúplexLésbicoLluvia doradaFetichesEscort a HotelEscort a domicilioStrap On

Descripción

Nadia, una preciosa mujer de Europa del Este, dispuesta a darlo todo por sus amantes. Una escort profesional muy bella, alta y con unas curvas marcadas muy sexis. Ella es una enamorada de la seducción y el sexo. Casi irresistible para todo los caballeros, es una mujer de intensos ojos marrones y pícara sonrisa con la que embarcarse en una velada de sexo placentero y de calidad. También es una elección ideal si buscas una acompañante con clase y saber estar. Habla 3 idiomas y sabe adaptarse a cualquier ambiente. Aunque su especialidad es la intimidad de una habitación.

Dispuesta a recibir en su cama a hombres, mujeres y parejas, con ella las fantasías sexuales más picantes se hacen realidad. Deja que se seduzca con sus juegos eróticos y su maravilloso cuerpo natural. No te podrás resistir a los encantos de esta escort experimentada. Una exótica elección para los más exigentes. Te espera todas las noches en Felina Valencia. Pero también puedes solicitar sus servicios como escort en tu hotel.

¿Has estado con Nadia?

Danos tu opinión sobre tu experiencia en Felina Valencia
Para dudas sobre tarifas, disponibilidad, servicios o reservas contacte a través del formulario de contacto.
Cuéntanos

Visítanos en Valencia

FELINA VALENCIA

Calle Naturalista Rafael Cisternas, 6B
46010 Valencia


+34 961 053 154 / +34 677 000 222

METRO
Línea 5 y 7 - Parada Aragón.

BUS
10, 12, 32, 71, 80 y N1.

COCHE
Fácil aparcamiento; zona gratuita.

TAXI
A 10 minutos en taxi desde el centro de Valencia. Cuidado con los taxistas, algunos intentarán llevarte a otra casa relax o club para cobrar una comisión. No lo olvides, nuestra casa nunca está cerrada.