Silvia no está disponible

Escorts disponibles en Felina

Putas valencia góticas Silvia

Sensual escort gótica española

Horario: NocheEdad: 25 años
Nacionalidad: EspañolaIdiomas: Español, catalán, italiano
Medidas: 95x58x90Peso: 46 kg
Estatura: 166 cmPelo: Morena
Pecho: A consultar

Servicios

Chicas de CompañíaTríoEscort para parejasClub swingerBesosDespedida de solteroDúplexFrancés completoLésbicoLluvia doradaFetichesOrgías sexualesEscort a HotelEscort a domicilioStrap On

Descripción

¿Has estado alguna vez con una chica gótica? ¿Cuántas veces has fantaseado con ello? Cariño, ahora tienes la oportunidad de vivir esa velada con la que tanto has soñado. Me llamo Silvia y soy una sensual escort gótica española recién llegada a Valencia. Estoy en la ciudad para conocer a hombres con ganas de disfrutar al máximo del sexo.

Como podrás ver, tengo un cuerpo bonito y el pecho natural. Tengo una bonita piel tatuada que estoy segura de que te volverá loco. ¿Te gustaría descubrir todos y cada uno de mis tatuajes? Atrevete a tener una cita conmigo, te aseguro que no te arrepentirás.

Gracias a mi experiencia, estoy segura de que el sexo conmigo te encantará. Soy una chica implicada y atenta que se preocupa de satisfacer a sus parejas. Ofrezco una gran variedad de servicios sexuales con lo que puedo hacer realidad tus fantasías sexuales más íntimas. No te lo pienses mucho, no sé cuánto tiempo me quedaré en la ciudad.

¿Has estado con Silvia?

Danos tu opinión sobre tu experiencia en Felina Valencia
Para dudas sobre tarifas, disponibilidad, servicios o reservas contacte a través del formulario de contacto.
Cuéntanos

Visítanos en Valencia

FELINA VALENCIA

Calle Naturalista Rafael Cisternas, 6B
46010 Valencia


+34 961 053 154 / +34 677 000 222

METRO
Línea 5 y 7 - Parada Aragón.

BUS
10, 12, 32, 71, 80 y N1.

COCHE
Fácil aparcamiento; zona gratuita.

TAXI
A 10 minutos en taxi desde el centro de Valencia. Cuidado con los taxistas, algunos intentarán llevarte a otra casa relax o club para cobrar una comisión. No lo olvides, nuestra casa nunca está cerrada.