Luna no está disponible

Puta de lujo en Valencia madura con lencería negra, Luna

Sexy escort brasileña

Horario: NocheEdad: 41 años
Nacionalidad: BrasileñaIdiomas: Español, portugués
Medidas: 95x65x94Peso: 55 kg
Estatura: 163 cmPelo: Castaña
Pecho: A consultar

Servicios

Chicas de CompañíaTríoEscort para parejasDespedida de solteroDúplexLésbicoLluvia doradaFetichesFrancés facialOrgías sexualesEscort a HotelEscort a domicilioStrap On

Descripción

Me llamo Luna, soy la escort brasileña más cariñosa y simpática que podrás encontrar en felina . Tengo un gran pecho y unas curvas generosas, realizo la mayoría de los servicios que podrás imaginar y me encanta dejarme llevar por la pasión del momento. No dudes en preguntar por mí en tu próxima visita. O si lo deseas puedo venir a visitarte, ya que realizo salidas a domicilio y a hotel. Porque el placer con una escort brasileña como yo, no tiene límites. Te aseguro una noche de sexo intenso con todo el ritmo de Brasil ¿Te gusta el squirting?

Te ofrezco una compañía especial de las manos más sensuales que te habrán tocado, haré que nuestra cita en felina sea memorable. Mis labios carnosos recorrerán tu cuerpo y descubrirán nuevas zonas erógenas que desconocías. Soy la escort brasileña que tanto has buscado... ¿Por qué no te animas a venir a conocerme y dar rienda suelta a tus deseos sexuales más secretos? Soy capaz de hacer realidad cualquier fantasía erótica que tengas.

¿Has estado con Luna?

Danos tu opinión sobre tu experiencia en Felina Valencia
Para dudas sobre tarifas, disponibilidad, servicios o reservas contacte a través del formulario de contacto.
Cuéntanos

Visítanos en Valencia

FELINA VALENCIA

Calle Naturalista Rafael Cisternas, 6B
46010 Valencia


+34 961 053 154 / +34 677 000 222

METRO
Línea 5 y 7 - Parada Aragón.

BUS
10, 12, 32, 71, 80 y N1.

COCHE
Fácil aparcamiento; zona gratuita.

TAXI
A 10 minutos en taxi desde el centro de Valencia. Cuidado con los taxistas, algunos intentarán llevarte a otra casa relax o club para cobrar una comisión. No lo olvides, nuestra casa nunca está cerrada.